LA HUASTECA, LA MUERTE EL MANTE Y SU CULTURA.

marzo 29, 2019

Arqueólogo Mtro. Francisco Mendoza Pérez.

Para hablar de la huasteca, habrá que haber nacido aya. Pero si toman agua del Guayalejo puede que se queden por aca.

A los pies de la Sierra Madre se extiende la Sierra Azul y desde el Cielo los ríos Mante, Guayalejo y Sabinas riegan la tierra con sus aguas cristalinas.

Si algo tienen Ocampo, Gómez Farías, Mante, Xicoténcatl, Llera y la región es agua y en esta la vida de la flora y la fauna, que desde la prehistoria dieron historia y vida a esta región.

Esta tierra tiene magia de mamuts, y de ser transitada por ancestrales cazadores de fauna plesitocenica que probablemente vivieron en cuevas de la Sierra Madre y la Sierra de Tamaulipas en estas dio inicio el proceso de la agricultura temprana con maíz, frijol y calabaza que permitió el desarrollo de la cultura huasteca en Ocampo con magia natural y hacia el norte en Llera la magia del Guayalejo.

En el Mante, la magia es de la huasteca a los pies de la Sierra Azul, la Sierra de Tanchipa y la de Cucharas y en su seno su Nacimiento con sus orígenes del antiguo Tamatan, en huasteco “Lugar de canoas,” con pueblos como Tanchipa, Tancaxual, Tancaxneque, Tanguanchin y recordando platicas con Don Juan José Mata Bravo e Hipólito Avilés este comenta que: “mante” procede del náhuatl y que está compuesta por tres vocablos de ese idioma. “man”, “atl” y “tetl”, que significan “lugar de”, “agua” y “piedra”, por lo que unidos significarían “lugar del agua en la piedra” o “donde brota el agua de la piedra”, porque no referirse a su lugar excepcional conocido como El Nacimiento.

Una región de calor, de vientos huastecos llamados serranos de mangos dulces, paguas y aguacates, elotes, guapillas, cañas y ciruelas que te invita a recorrer sus ríos por todos estos lugares que podemos disfrutar incluso en los canales los niños por las tardes se van a bañar y disfrutar.

Y si habláramos de música, gastronomía, cultura, arte con su Museo y su Galería y los murales de Ramón Cano, siento la magia de la huasteca Tamaulipeca y viendo las piezas de su cultura recordando a Doña Adela Piña Galván y su museo, el esfuerzo conjunto de la Asociación Civil Janambres A. C. de la cercanía de esa antigua ciudad Horcasitas de Magiscatzin, El Bernal y Tantoyuquita o el Castillo de Nueva Apolonia; recuerdo el gran hallazgo en el 2006 en el Ejido Celaya del Mante, Tamaulipas.

Un 27 de mayo al voltear la tierra con un tractor el Sr. Guadalupe Sánchez Ríos encontró una gran piedra que no le dejaba continuar con su labor en su terreno, recurrió a sus vecinos quienes al voltearla se percatan que; lo que parecía un gran bloque de piedra caliza, presentaba la figura de un personaje antropomorfo grabado, la noticia fue a nivel nacional, sin embargo pronto la olvidaron.

Según datos presentados por personal del Centro INAH Tamaulipas la escultura esta tallada sobre un bloque rectangular de roca arenisca de 2.20 m de largo por 0.56 de ancho máximo y 0.30 m de espesor.
Representa a un personaje humano, con la cabeza descarnada, dejando visible la calavera. Las orbitas oculares están representadas por dos círculos, los dientes por dos gruesos rectángulos y la mandíbula por un semicírculo. Destacan con relieves los pómulos y la fosa nasal. La calavera no obstante tiene visibles, las orejas en forma de gancho o epcololli típicas de la huasteca; dato que sugiere el rostro cadavérico pudiera ser una máscara.

La cabeza es redonda y esta rematada por una banda horizontal. El cuerpo del personaje se muestra con los brazos cruzados diagonalmente sobre el torso: sus dedos se simulan con líneas grabadas que dan vuelta sobre los costados del bloque.

Las extremidades inferiores fueron dibujadas en posición vertical, ligeramente separadas y con los pies de perfil. El dibujo muestra proporciones ajustadas al cuerpo humano, simulando los muslos y pantorrillas. El personaje porta un maxtlatl o taparrabo sujeto a la cintura.

La escultura es la representación de Ahjactictamzemlab, señor de la muerte: su significado está estrechamente relacionado al culto a la fertilidad, pues simboliza la transformación de la materia inerte en algo vivo, el maíz que se siembra para luego brindar sus frutos y esta magia sucedió en donde el agua choca con la piedra, seguramente se tratará del Nacimiento bello lugar conocido en la región con este nombre.

Ahora bien quien conoce la huasteca sabe del Xantollo (palabra introducida al náhuatl por la deformación de la frase latina festiumominum sanctorum, que quiere decir fiesta de todos los santos), la tradición más importante de esta región, la cual aún se mantiene muy arraigada. Este peculiar culto a los muertos, en el que se les recuerda y venera de manera especial y sobre todo hacia las huastecas de San Luis Potosí y Veracruz, pero en Celaya en Cd. Mante contamos con la propia representación del dios de la muerte de la huasteca el Ajactic.

Esto me lleva a reflexionar en la pérdida de identidad cultural huasteca en Tamaulipas desde la conquista y colonización la mortandad indígena, la reocupación de tierras antes en manos de sus propietarios, la venta de esclavos, encomiendas. Después factores económicos, políticos, sociales han provocado el retraimiento y disminución del territorio de los huastecos y de ellos mismos los usos y costumbres, gastronomía, ideología, música, danza, artesanía y más que debemos recuperar con la ayuda de los huastecos vecinos de San Luis Potosí y Veracruz como el de la celebración del Xantollo pero en nuestro caso con nuestro propio dios de la muerte mismo que está ligado dualmente a la fertilidad y a la vida así como el agua en la piedra.

La propuesta montar un centro cultural; en este caso lo denomino el “Centro Cultural Ajactic”, en el Ejido Celaya o en Ciudad Mante, recordando incluso que conjuntamente al hallazgo de esta sugestiva escultura se ubicaron los restos de una lápida, mismas que de ser necesario realizáramos copias para montar estas piezas como un adoratorio en una plataforma huasteca, asi nuestros vecinos traerán fiestas y danzas, gastronomía y artesanía e intrínsecamente reinsertaremos nuestra propia cultura huasteca que hemos venido perdiendo con el paso del tiempo.

La escultura ya lleva más de 13 años en el olvido y representa la vida y la muerte asi el culto a la fertilidad, se siembra y se cosecha, la transformación inerte en algo vivo debemos darle su merecido respeto y lugar, aprovechar y realizar en Tamaulipas las fiestas del Ajactic y no solo en dia de muertos sino también en primavera el carnaval.

Esta creencia indígena no es exclusiva de México, es universal pero encontró correspondencia con la celebración cristiana de “Todos Santos,” mezclándose de tal manera que de este surgieron diversas maneras de celebrarlo en cada región como en San Luis Potosí con el Xantollo, traer toda esa parafernalia de fiesta y culto a la vida y a la muerte a través de nuestra cultura dándole nuestro propio toque huasteco tamaulipeco y recuperando cultura intangible con nuestro propio dios de la muerte le daremos más magia a nuestra tierra.

Fortalecer la cultura y la historia en esta hermosa y fértil región de Tamaulipas es muy importante con aguas cristalinas en sus ríos que aun corren limpias rumbo a la costa con infinidad de magias de mamuts, magia de museos, de dioses huastecos, de nuestros ríos y balnearios naturales, de las presas y montes fortaleciendo turísticamente nuestra región, aprovechando esta infraestructura para la educación, atrayendo divisas sin chimeneas, enseñando nuestras propias costumbres, nuestra comida, danzas, música y de todo eso de lo que estamos Orgullosos los Tamaulipecos que nacimos, vivimos o en algún momento conocimos esta región, hablándoles de lo bueno que tenemos degustando unos trozos de carne seca con traguitos de mezcal.

Para más información pacomendoza_8@hotmail.com